Aferrados a la Fuente de Agua Viva

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche.

Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará. No así los malos, que son como el tamo que arrebata el viento. Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos. Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas la senda de los malos perecerá” (Sal. 1 RVR1960).

Este Salmo es considerado un salmo de sabiduría. Sus tres primeros versículos hablan sobre los justos y el gozo de la persona que se deleita en la palabra de Dios, evitando asociarse con los impíos pues entiende que ello va en detrimento de su relación con Dios. Del verso cuatro en adelante nos hablan de los impíos.

El salmista compara al justo con un árbol plantado al lado de corrientes de aguas. En medio oriente, ver un árbol verde en una tierra tan seca como esa, es sinónimo de bendición, pues un árbol verde normalmente está pegado a una fuente que lo alimenta. Este varón justo descrito en el pasaje está junto a la fuente todos los días, esto es, la Palabra de Dios, así como los árboles verdes.

Es impresionante la sutileza peligrosa que le sigue a la separación de la fuente espiritual, pues empezamos por secarnos y marchitarnos, luego, lo valioso en el Señor empieza a perder valor a nuestros ojos, pues lo minimizamos. Seguidamente enterramos la vista en la tierra y dejamos de ver el cielo, y aunque sabemos que no estamos bien, no nos parece tampoco que estemos tan mal, acomodándonos y conformándonos con cosas que Dios no nos ha mandado y que van en contravía a nuestra nueva identidad en Cristo.

Esto me recuerda la letra de una canción, del grupo Casting Crowns llamada “Thrive” que quiere decir “crecer”:

Sabemos que fuimos hechos para mucho más que vidas ordinarias.

Es hora de que hagamos algo más que sobrevivir,

Fuimos hechos para crecer.[1]

¿Por qué nos permitimos vivir vidas mediocres sin un compromiso con el Señor? Nos engañamos a nosotros mismos leyendo de vez en cuando a las carreras, llevando una vida de religiosidad con la idea de que mañana lo arreglaremos, o pensando que ya estamos cumpliendo, o que somos incapaces por inconstantes al tener una lealtad dividida entre Dios y el mundo, o aferrándonos a personas, cosas o prácticas que sabemos no nos llevan a nada bueno y que no nos dan plenitud. Como dice Gálatas 5:1  “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (RVR1960).

Si actualmente tenemos un romance con el Señor es importante nadar mucho más profundo en Él, pues nunca se tiene demasiado del Señor. Si por el contrario sentimos que estamos lejos y es la gracia de Dios la que nos sostiene y no nos deja perdernos del todo, es hora de regresar corriendo a la fuente de agua fresca, como el árbol aferrado cerca del río.

Fuimos hechos más que para vidas ordinarias, fuimos hechos más que para sobrevivir, fuimos hechos para cumplir su propósito y glorificar su nombre. Para ello la única opción que tenemos es vivir aferrados a la fuente de agua viva, para que hidrate por siempre todo nuestro ser.

Laura Lozada Pedroza.

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

9 comentarios en “Aferrados a la Fuente de Agua Viva”

  1. Lilia Torres Ramírez

    El Señor es la única opción que tenemos, no nos engañemos.
    Gracias a Dios por enseñarnos cada día el camino. Bendiciones Lau.

  2. Que lindo devo. El Señor nos ayude a estar junto a la corriente de agua viva y nos haga florecer con su palabra y su espíritu. Lindo devo Lau

  3. Amén. Cada día necesito estar junto a esa fuente de agua viva, que nutre todo mi ser y solo aferrada a esa fuente florecere.
    Bendiciones Laura

Responder a Nelly susana Narvaez Oviedo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *