Amor y Amistad

Empezamos el mes del amor y la amistad, es uno de los meses del año que más mueven mis emociones porque es el mes de mi aniversario de matrimonio.  Así que mi esposo y yo nos dedicamos a ser más detallistas, a recordar momentos lindos y agradables.  Nuestra decisión de casarnos, como la de muchos matrimonios, estuvo basada en la idea de querer pasar el resto de nuestras vidas juntos, esto gracias a que vimos cualidades en el otro que realmente nos hacían sentir confortables. 

La Biblia nos muestra un matrimonio que no se basó para nada en cualidades favorables.  Hablo del matrimonio del profeta Oseas y Gómer; Dios le mandó a casarse con una prostituta (Os. 1:2 NVI).  Es importante entender que el profeta no solo se casó con una mujer de mala reputación, sino que ella también iba a serle infiel[1].  Dios quería, por medio de esta relación, demostrarle al pueblo de Israel su infidelidad (Os. 1:2b), y no sólo utilizó a Gómer sino también a los hijos que dio a luz. 

Por los nombres que Dios le manda a Oseas a ponerles a sus hijos es muy probable que esta mujer los haya tenido fuera del matrimonio. Ejemplo de ello es el hijo que se menciona en Oseas 1:9, a quien Dios le ordenó nombrar Lo-ammi (no es pueblo mío o no es hijo mío)[2].  Qué vergüenza tan grande estaba viviendo Oseas, tener que casarse con una mujer en descrédito e infiel, además criar hijos ajenos que día a día le recordaban su dolor.

[1] Mattew Henry, (1999), Comentario Bíblico, España, editorial Clie, pág.  975

[2] Ibid.

No bastando esto, Gómer se fue tras uno de sus amantes, pero Dios mandó a Oseas a buscarla y pagar al amante por tenerla de vuelta (Os. 3:1-3). ¡Qué gran amor el de Oseas por Dios y por su esposa! Y qué gran accionar que resalta el valor de su nombre “Oseas”, que significa Hôšēă “salvación”[3] y viene el mismo término del que se deriva el nombre de Jesús.

¿Cuántas veces hemos actuado igual que Gómer con Dios?  Nos desviamos en pos de otros dioses como el dinero, la fama, el éxito, el trabajo, el Internet, el entretenimiento, el pecado, y la lista no acaba.  La iglesia es la novia de Jesús (Ef.  5:25-27); al igual que el profeta Oseas, el Señor nos tomó como su esposa sin tener nosotros ni una sola cualidad favorable (Ro. 3:23, 1 Co. 1:28, Dt. 7:7); Cristo pagó un alto precio de sangre en la Cruz por nosotros, para lavarnos.  ¡Qué muestra de amor más grande!, que aun siendo pecadores infieles, Cristo murió por nosotros (Ro. 5:8).

A veces, aun conociendo este amor tan grande, nos damos a los placeres y le robamos la gloria al único que la merece, pisoteando esa sangre que vertió Cristo por nosotros (He. 10:26-29).  A pesar de esto, Él, cómo un esposo de inagotable amor, nos busca diciendo: “yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón; […] me llamarás Ishi [mi marido], y nunca más me llamarás Baali [mi señor].  Porque quitaré de su boca los nombres de los baales, y nunca más se mencionarán sus nombres.  (Os. 2:14-16 RVR1960).

Hoy Dios nos está pasando por un desierto y quiere que cuando salgamos de este podamos ser fieles, que en nuestros corazones solo reinen el amor y la amistad con Él.

Oh bendito desierto, que con un corazón fiel a nuestro Esposo Cristo nos hará cantar: “Yo soy de mi amado, y mi amado es mío” (Cnt. 6:3 RVR1960).

Lina Zea Navarro

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

18 comentarios en “Amor y Amistad”

  1. Pr. Carlos Osorio Berrio

    Bendito Señor, tu eres Dios fiel!, tu nos llamas a guardar el pacto matrimonial, del mismo modo como Cristo guarda su pacto con su esposa, la Iglesia; por tanto oh amado Señor, ayúdame a serte fiel a ti, al llamado santo que me has hecho y honrar a los mios y quienes me rodeen con la fidelidad que proviene de ti. perdona mi desvío e infidelidad; y limpiame con hisopo en la sangre de mi salvador Jesucristo.
    Gracias Lina por esta clara exhortación.

  2. Nelly Susana Narváez Oviedo

    Señor gracias por qué las montañas prodran moverse y las colinas desaparecer, pero aún así TU FIEL AMOR por mi permanecerá ( por tu iglesia) maravilloso Jesús

    1. La fidelidad es consecuencia del amor verdadero, el amor no se acaba , no es un sentimiento es una decisión de entrega…y no hace lo indebido 1 Cor 13…
      Mira lo que el Señor le dice. La iglesia de Éfeso: le Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro. Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.
      Apocalipsis 2:4‭-‬6

      El amor es buenas obras y constancia

  3. Nellys Marina Rodríguez Zuleta

    Me viene a la mente un himno que dice: “oh, que amor! Que inmenso amor el de mi Salvador!”… Gracias, Lina, por recordarnos ese inmenso, gran amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.