Generación C

Los sociólogos posmodernos les han puesto nombres divertidos a las generaciones dependiendo del comportamiento de la población, pero sobre todo teniendo en cuenta que tan familiarizados están con la tecnología.  Por ejemplo, existe la generación “X”(nacidos entre los años 60 y 80) personas que aún son medianamente resistentes a usar los avances digitales y prefieren lo análogo [1]; por otro lado, están los Millennials o Generación “Y” quienes están grandemente familiarizados con la tecnología[2], y también está la generación “Z” y “T”   los cuales son nativos digitales, no contemplan su vida sin Internet y sin toda la tecnología actual [3] [4]

Sin pretender ser o saber más que los sociólogos yo llamaría a todas esas generaciones: Generación “C”. ¿Generación C? Si, “C” de clic , esa generación que le gusta todo fácil, a un solo clic sin tanto esfuerzo, ni tanto tiempo.  O acaso no te has topado con alguna de estas escenas cotidianas o con algo parecido a esto:

  • Esposa dice: – Mi amor no tengo ganas de cocinar hoy. Esposo dice: no te preocupes amor pedimos un domicilio por la App.
  • Hija dice: ¡Mami!, quiero seguir jugando Fortnite (un juego de Internet), pero necesito poderes, préstame tu tarjeta de crédito para meterla aquí en la tienda en línea.
  • Profesor dice: Jóvenes mañana traen la tarea. Estudiante piensa: ¡Wikipedia mi mejor aliado!

Con la tecnología podemos suplir necesidades rápidamente y darnos ciertos lujos, por ende, la facilidad que nos da tecnología no es para nada mala, el problema radica en que esa “facilidad” la queremos aplicar en toda nuestra vida. Inclusive en la comunión con Dios.

Hace días empecé a leer un libro donde el autor narraba lo difícil que es para los cristianos en algunas aldeas de Asia reunirse para estudiar la Palabra y orar, deben hacerlo muy discretamente a puerta cerrada, escabulléndose para llegar al lugar de encuentro de una manera muy cautelosa porque si no una secta podría secuestrarlos y en el mejor escenario cortarles la lengua o hasta llegar a propinarles la muerte. [Radical, por David Platt, Editorial Unilit, pág. 14-17]

Hoy esas escenas narradas no han dejado de dar vueltas en mi cabeza; ¿cómo estarán reuniéndose esos cristianos ahora si no pueden salir de sus casas?  Son tan pobres que no cuentan con tecnología para poder leer un devocional en la página de la iglesia, o escuchar una predica del pastor en YouTube o Facebook, porque no tienen un celular, laptop, ni siquiera tienen Internet.

A veces me pregunto si Jesús estuviera en esta época cómo aplicaría los siguientes versículos:

“Iban por el camino cuando alguien le dijo: Te seguiré a donde quiera que vayas. Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús– pero  el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. A otro le dijo: Sígueme. Señor —le contestó—, primero déjame ir a enterrar a mi padre. Deja que los muertos entierren a sus propios muertos, pero tú ve y proclama el reino de Dios —le replicó Jesús. Otro afirmó: —Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. Jesús le respondió: Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios”. Lucas 9:57-62 (NVI)

Seguir a Jesús no debe tomarse a la ligera, así como dar clic, debemos diariamente buscarle con fervor. Somos privilegiados en esta época de pandemia, contamos con tantos recursos para congregarnos, inclusive virtualmente, y a veces nos damos el “lujo” de no hacerlo o dejarlo para luego, dándole prioridad a cualquier otra cosa (Netflix, aseo, trabajo, etc.) menos a buscar a Dios, porque sabemos que los recursos estarán allí en línea esperándonos… a un clic.

Probablemente estas palabras resulten duras, aun así, debemos reflexionar sobre esto. 

Deseo que la paz de Dios abunde en nuestras vidas, pero sobre todo, que haya en nosotros un fuego por buscarle y predicar Su Palabra.

¡Bendiciones, les amo y les extraño!

Lina Zea Navarro

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

18 comentarios en “Generación C”

  1. Es cierto que Buscar a Dios requiere : esfuerzo y negacion a uno mismo, el corazon dipuesto busca el fuego de Dios para encender la pasion por el , Gracias Lina.

  2. Marysol Rodríguez Zuleta

    Ciertamente, todo fácil, todo rápido, todo automático… el crecimiento espiritual toma tiempo, no ocurre en un clic, deberemos ser intencionales en alimentarnos apropiadamente y servir en el reino, el crecimiento lo dará Dios. Gracias Lina 🙂

  3. Judith Benedetti

    yo soy de generación D “de los que busco de Dios ” excelente reflexión pero creo que nosotros estamos haciendo buen uso de click

  4. Alma Patricia Navarro Coley

    ASÍ ES todo fácil….volver a las sendas antiguas pienso yo que nos diría el maestro; el ser cristiano implica entrega y fervor. Excelente meditación hija

  5. Carolina Murillo

    Tan cierto como que nuestro devocional es simplemente leer uno como este o escuchar uno de los muchos que ahora nos llegan, algunos duran 5 minutos. Nos conformamos con eso, pensamos que es “más que suficiente” y decimos,ya tuve o hice mi devocional diario;pero Gloria a Dios por palabras como estás que nos abren los ojos y tocan nuestra vida para levantar nuestra relación con Dios. Que el Espíritu Santo nos ayude a enamorarnos cada día más de nuestro Dios para que estar en Su presencia sea vital para nosotros. Bendiciones!!!

  6. Carlos Osorio Berrio

    Nada bueno y perdurable es instantáneo, y la santificación no está a un clip, pero hoy que tenemos la coyuntura de recibir instrucción espiritual por medios digitales aprovechemos lo y procuremos con diligencia tomar de OO que el Señor nos ha dado.
    Gracias Lina

  7. Verena Piedad Navarro Coley

    GRACIAS SEÑOR porque a través de la tecnología y el deseo de buscarte más haz permitido reunirnos en grupos de oración los miércoles , los sábados y los domingos escuchar las prédicas que nos fortalecen en tiempos de incertidumbre. Gracias un

  8. Gracias Lina, estos días pensaba que a veces todo se nos vuelve rutina y como dice El pastor Carlos todo se vuelve paisaje, los devocionales, las prédicas, la oración, vamos decayendo en esa pasión con que empezamos. Dios ayúdanos cada día a tener hambre y sed por ti.

  9. Gracias Lina.. que palabra tan confrontante !! …
    Ciertamente somos privilegiados por eso debemos aprovechar el tiempo y las oportunidades que Dios nos brinda en este tiempo.
    Dios te bendiga

  10. Nellys Marina Rodríguez Zuleta

    Maravillosa palabra, Lina. Confronta, pero trae la calidez de una certeza absoluta de encontrar refugio en el Señor… A menos de un click

  11. Humildad y pasión necesitamos para buscar al Señor. Ponlas Dios en nuestro ser. Gracias gracias Lina x esta palabra que incomoda y nos llama a la pasión x el Señor. Bendiciones hermana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.