Hoy

Dios no es un Dios impersonal que simplemente nos creó y nos dejó a nuestra suerte. El Señor es un Dios relacional que se comunica con su creación, que se interesa en ella y continuamente nos está hablando,  Él sabe que su Palabra es esperanza para nosotros.

Dios puede hablarnos de diferentes formas, a través de la Biblia cuando la estudiamos, por medio de una enseñanza o un sermón, usando a alguna persona que Él movilice para compartirnos algo de su parte,  incluso mediante situaciones que nos acontecen o de un pensamiento que sabemos no es nuestro porque comprendemos que pensaríamos exactamente lo contrario. El asunto es, ¿qué estamos haciendo con aquello que Dios nos está hablando?

La Biblia dice en el capítulo 3 de Hebreos: “Por eso, como dice el Espíritu Santo: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión” (vs. 7,8 NVI); “entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación” (vs. 15 RVR1960).  Y luego se reafirma en el capítulo 4: “Por eso, Dios volvió a fijar un día, que es «hoy», cuando mucho después declaró por medio de David lo que ya se ha mencionado: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón»” (vs. 7 NVI).

Al menos cuatro veces se repite la palabra “hoy” en estos textos, y cuando Dios repite tantas veces una palabra seguramente debemos prestar atención. El hecho de que esta palabra aparezca tantas veces en este pasaje debe decirnos algo: que Dios está realmente interesado no sólo en que oigamos su voz, sino en aquello que vamos a hacer con la palabra que escuchamos. Dios no quiere que simplemente entendamos la palabra, Dios quiere vernos comprometidos y corriendo con sus enseñanzas, “asidos de la palabra de vida” (Flp. 2:16 RVR1960).

Aunque continuamente Dios nos está hablando, en ocasiones no  le escuchamos o no logramos dimensionar aquello que Él nos dice, o bien si logramos escuchar, no siempre estamos comprometidos al nivel que Dios quiere que nos apropiemos de la escritura. Pero en su infinita misericordia hay momentos en los que Él se hace escuchar, hay momentos en los que aquello que Dios tiene para decirnos es tan importante, que se cerciora de que lo atendamos. Son instantes de gracia en donde Dios nos estremece con su Palabra.

¿Qué cosas creemos que el Señor ha estado hablando a nuestros corazones? ¿Qué ideas vienen recurrentemente a nuestras mentes que sabemos que provienen del Espíritu Santo? ¿A qué nos está motivando la palabra que hemos recibido? ¿Recientemente el Señor ha movilizado a algún hermano a hablarnos? Y, por último, ¿qué hemos estado haciendo con esa palabra?

La Biblia también nos dice en Santiago 1:23-25: “El que oye el mensaje de Dios sin obedecer lo que dice es como el que se mira en un espejo. Se mira en el espejo, se va y pronto olvida lo mal que se veía. Por el contrario, el que se fija bien en la ley perfecta, la que libera a la gente, y la pone en práctica en lugar de ser un oyente olvidadizo, será afortunado en lo que hace”. (PDT).

Nuevamente aplica el pasaje de Hebreos: “Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón”.  Dios hoy nos está dando la oportunidad de escucharle, nos está llamando a ser partícipes de sus propósitos, de los planes de su Reino, pero Él determina un día: HOY, ese hoy abre una puerta para todo aquel que decida guardar el mensaje enviado.

¿Qué palabra pondrás por obra HOY?

 

Tatiana Porto Neira

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

17 comentarios en “Hoy”

  1. Sonia Marcela Neira meza

    Señor ayudanos a escuchar cada día tu voz y a ser obedientes a tus planes y propósitos que tienes en nuestra vida.
    Gracias hija excelente Reflexion.

  2. Nelly Susana Narváez Oviedo

    Señor ayudame a cada día amar más tu palabra y a ponerla por obra en cada aspecto de mi vida, enséñame a escucharte y a obedecer te.

  3. Dice el dicho Callejero no dejes para mañana lo que puedas hacer HOY y leyendo esta interesante reflexión, me motiva a dejar de posponer cosas que debo hacer ya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.