Kits de Limpieza y Protección

En cumplimiento de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, me encontraba en mi apartamento organizando la agenda para iniciar mi día laboral en casa.  Antes de sentarme en lo que sería mi escritorio (mesa del juego de comedor) era necesario realizar una rutina de limpieza.  Me equipé con los elementos de aseo apropiados para esta labor, de pronto, vino a mi pensamiento la siguiente pregunta: ¿Tienes el mismo cuidado para guardar tu corazón?  Durante toda la rutina de aseo llegaba la misma pregunta a mi mente, no le puse mayor cuidado porque mi afán era terminar mis actividades domésticas para atender mis obligaciones laborales.

En esta ocasión utilizaba un kit de elementos de aseo para la desinfección de mi vivienda. La RAE define kit como “un conjunto de productos y utensilios suficientes para conseguir un determinado fin”[1].  Como creyentes sabemos que mientras habitemos en la tierra, cada día nuestro anhelo debe ser depender de todos los recursos entregados en las Sagradas Escrituras y utilizarlos como ese kit de limpieza, defensa y custodia de nuestro corazón, no olvidando lo engañoso y perverso que es (Jer. 17:9).

En el Salmo 139:23-24 dice: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno” (RVR1960).  El rey David demandaba una revisión de sus actitudes, emociones y pensamientos, reconociendo que sólo quien escudriña los corazones podía mostrar toda la impureza que estaba latente en él.

En repetidas ocasiones Jesús atacó el actuar legalista de los escribas y fariseos al punto de llamarlos sepulcros blanqueados que se aferraban a toda tradición o ritual religioso para cuidar su apariencia exterior, siendo esto más importante para ellos que lo que moraba dentro de sus corazones (Mt. 23:27).

Unas de esas confrontaciones la observamos en Mateo 15:19-23-24, Jesús les manifestaba: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (RVR1960).

En un aparte de la Biblia de Estudio Diario Vivir (p.1309) aprendí que un mal pensamiento, por muy pequeño que sea a nuestro parecer, nos puede llevar a malas acciones, permitiendo la entrada al odio, al orgullo, a los celos, contaminando todo nuestro ser y dando como resultado el pecado.  Es en este preciso instante cuando nuestro corazón debe ser sacudido para extraer todo lo oculto que hay dentro.

Mi pregunta es ¿cómo nos encontramos orando en estos momentos? como el rey David en el libro de los Salmos: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón…” (Sal. 139:23 RVR1960) o como en el libro de Santiago: “y cuando piden, lo hacen mal, porque lo único que quieren es satisfacer sus malos deseos” (Stg. 4:3 TLA).

Que toda nuestra atención esté en presentarnos ante Dios aprobados, como obreros que no tienen de qué avergonzarse.

Shirley Salamanca Redondo

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

14 comentarios en “Kits de Limpieza y Protección”

  1. Que gran devocional , el dejarnos filtrar o examinar por las sagradas escrituras nos permite observar la condicion de nuestro corazon. debemos equiparnos para tener un corazon apto para Dios, gracia Shirley.

  2. Dios nos ayude cada día a tener un corazón sensible a su voz y a guardar nuestra mente en estos tiempos… Bendiciones Shirley

  3. Sonia Marcela Neira meza

    Excelente devocional, la palabra mos anima a que sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de allí mana la vida.
    Gracias Shirley que el señor te siga usando para su obra.

  4. Carlos Osorio Berrio

    ¿Estamos limpiando nuestro Corazón, con el mismo cuidado y conciencia que tenemos hoy por desinfectar todo lo exterior?
    Gracias Shirley por esta reflexión!!

  5. Gracias Shirley …
    Debemos cuidar nuestro corazón como un tesoro valioso !! … Que así como procuramos limpiar nuestro exterior también podamos limpiar nuestro interior.
    Bendiciones !

  6. Shilyyyy excelente reflexión que nuestro muy espiritual este siempre completo y a la mano porque el de aseo cuando vienes a ver se han secado algunos elementos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *