La Cita Médica

Definitivamente no me gusta hacer trámites, no quiero llamar al servicio de luz, de internet, no me gusta hacer reclamos y en especial, no quiero hacer trámites médicos, a mi hermana ¡le encantan!, pero shhhhh… no le digan que lo escribí.  ¡Qué molestos son para mí!  Precisamente, en estos días mi papá necesitaba la autorización de una cita con su especialista, pero debe hacerse online. ¿A quién le tocó hacerlo? a quien siempre se escabulle… a mí.

Fue complejo porque la página web no era clara para el proceso y, para completar el cuadro, la persona que logré contactar para que me diera una guía, colgó antes de que terminara de despejar mis dudas. Estaba realmente molesta, pero recordaba que mi papá es muy paciente con nosotras y ya ha hecho muchos tramites por todos en casa. Así que lo intenté hasta que resolví el problema

¿A dónde me lleva esto?  A la paciencia, bendita paciencia en todos los aspectos de nuestras vidas, aun en las cosas más pequeñas. “La palabra paciencia describe la capacidad que posee un sujeto para tolerar, atravesar o soportar una determinada situación sin experimentar nerviosismo ni perder la calma… [O] la capacidad de llevar a cabo diferentes planes o tareas sin permitir que la ansiedad arruine el objetivo”[1]

En la Biblia, la palabra paciencia tiene un significado más activo que pasivo, pues no implica simplemente ver como ocurre todo sin hacer nada, sino que, en esa espera, debo hacer lo que corresponde según la situación, bien sea insistir, permanecer, obedecer, etc. Es fácil ser “paciente” si las cosas van bien, pero solo es en el dolor, la prueba, la dificultad, la iniquidad, la carencia, la tribulación que podemos realmente mostrar ese valioso fruto del Espíritu Santo de Dios. Dice la Biblia Más el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe” (Gl. 5:22 RVR1960) y la forma de ejercitarlo es como dice “sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Stg. 1:3-4.RVR1960).

 

Es importante ejercitarnos en ella porque esto va a determinar la forma como asumimos las circunstancias de nuestra vida, lo que nos hace cada día más pacientes.  Necesitamos paciencia para confiar en Dios en medio de la crisis, dando gracias a Él en todo, mirando como cada situación nos ayuda a crecer, actuando según lo que en su gracia y misericordia nos provea, recordando que Él sigue teniendo cuidado de nosotros y que nuestras  circunstancias nunca se le escapan de las manos, aunque pareciera lo contrario.

Dios quiere que nuestro carácter crezca, por eso permite situaciones que prueben nuestra fe y dependencia de Él.  También lo hace, para que veamos lo que hay en nuestro corazón y que ello nos haga reconducirnos y recordar el propósito por el cual fuimos hechos. Gálatas 5:22 enseña que esta virtud hace parte del fruto del Espíritu Santo y  es Él  quien mora en nosotros, entonces, ¿estamos realmente creciendo en paciencia?

No estamos solos, dice la Biblia: “Pedimos que Él, con su glorioso poder, los haga fuertes; así podrán ustedes soportarlo todo con mucha fortaleza y paciencia, y con alegría” (Col. 1.11  DHH)

Señor, fortalece nuestro ser interior para esperar en ti y ver resultados a largo plazo en cualquier empresa que nos permitas, para ser pacientes con otros y permitirles con amor sus procesos, así como Tú tienes paciencia de nosotros, ayúdanos a tener paciencia para permanecer, para insistir y para volver a empezar las veces que Tú lo creas necesario. Amén.

Laura Lozada Pedroza

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

26 comentarios en “La Cita Médica”

  1. Excelente Devocional Lau. Definitivamente Las pruebas y dificultades ejercitan esa paciencia. Que el Señor nos ayude a pode responder bien en medio de los días dificiles. El continúa obrando en nosotros hasta el fin, esa es nuestra esperanza. Bendiciones!

  2. Que palabra mas propicia para estos tiempos. La paciencia a la que el Señor nos exhorta es una activa, que cree y permanece, que se esfuerza. Gracias Lau

  3. Dios te bendiga hermanita y que nos ayude a todos a desarrollar en esta y en todas las circunstancias que nos permite vivir ese dulce pero importante fruto.

  4. Reflexiona cae como anillo al dedo!! Dios ayúdanos a ser pacientes permaneciendo en ti y obedeciendo tu palabra!!

    Bendiciones lau, gracias!!

  5. Judith Benedetti

    yo creo que ésta cuarentena es para que todos cristianos y no cristianos experimente paciencia a los cristianos nos conduce a confiar en el padre y a los no cristianos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.