Mi lugar seguro

Desconozco si en otras regiones del mundo suceda igual, pero en nuestra costa colombiana no es raro encontrar en cualquier casa un atril con una Biblia abierta en el Salmo 91 hasta que la página va cambiando de color y termina por destruirse. Ese salmo se ha convertido en una especie de amuleto para proteger las viviendas, las oficinas, los negocios y cualquier espacio físico de los peligros que puedan suceder. En el mismo sentido ha sido leído, orado, rezado, o como se quiera llamar, para invocar la protección de Dios en momentos de peligro, angustia, zozobra o cuando la opresión espiritual se siente en el ambiente.

No critico severamente los usos que he mencionado, porque el Salmo 91 hace parte de la Biblia y como ella misma dice en 2 Timoteo 3:16: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. Pero de lo que sí estoy absolutamente segura es de que al leerlo se puede entender que ese salmo surgió de la experiencia personal de su escritor, aunque no se sepa a ciencia cierta quién lo escribió.

Todo comienza con una decisión radical de “[habitar] al abrigo del Altísimo y [morar] bajo la sombra del Omnipotente” (vs.1 RVR1960), que no es otra cosa que hacer de la presencia del Señor algo permanente. No es un sitio ocasional donde pernoctar o buscar refugio en caso de peligro, es el lugar donde se desarrolla toda la vida.  El salmista es un conocedor del arte de la guerra porque logra identificar una fortaleza que sirva para protegerse del enemigo o de cualquier otro peligro. Por eso hace una declaración que adopta como lema de vida: “Declaro lo siguiente acerca del Señor: Solo él es mi refugio, mi lugar seguro; él es mi Dios y en él confío” (vs.2 NTV). Él ha llegado a la conclusión de que su sitio seguro no es un lugar junto a Dios, ¡es Dios mismo!

A partir de allí, el escritor nos narra cómo él ha experimentado a Dios como su refugio. En lo particular ha sido “[librado] del lazo del cazador [y] de la peste destructora” (vs.3 RVR1960), lo cual representa el enemigo que acecha en oculto, el que coloca trampas para hacer caer. También ha sentido la presencia del Señor como si fuera un ave cubriéndolo con sus alas para darle seguridad y “sus fieles promesas [han sido su] armadura y [su] protección” (vs.4 NTV).

El salmista sigue contando que, sin importar el día o la noche, el Señor ha ahuyentado el temor en sus diferentes formas: “los terrores de la noche, […] la flecha que se lanza en el día, […] la enfermedad que acecha en la oscuridad [y] la catástrofe que estalla al mediodía” (vs.5-6 NTV). Ha visto caer “mil a [su] lado, [han muerto] diez mil a [su] alrededor, [pero] esos males no [le han tocado]” (vs.7 NTV). También ha presenciado cómo el Señor ha hecho venganza de sus enemigos cumpliendo su promesa: “Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos” (vs.8 RVR1960).

El Salmo 91 es, ciertamente, una hermosa oración de guerra, pero se convertirá en una experiencia particular para cada uno, toda vez que hagamos de la presencia del Señor nuestra casa de habitación. Después de eso, “El Señor dice: Rescataré a los que me aman; protegeré a los que confían en mi nombre. Cuando me llamen, yo les responderé; estaré con ellos en medio de las dificultades. Los rescataré y los honraré. Los recompensaré con una larga vida y les daré mi salvación” (vs. 14-16 NTV).

NANCY ESTHER RODRÍGUEZ ZULETA

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG.

16 comentarios en “Mi lugar seguro”

  1. Marysol Cecilia Rodríguez Zuleta

    ¿Qué lugar es más seguro que los brazos del Señor? NINGUNO!!! Gloria a Dios por eso, gracias manita por compartir, un abrazo!

  2. y es que como tambien dicen los Salmos:
    ¿a donde huire? ¿a donde me ire?.
    creo que no hay mas opción que aceptar que no hay otro lugar donde podamos estar con confianza y tranquila paz a pesar de las circunstancias que a veces nos hacen cuestionar cuestiones simples de la fe, pero en verdad siempre sido EL, el unico refugio el unico lugar seguro!!
    muy atinada reflexion!! muy excelente!!
    MI LUGAR SEGURO..

    1. Nancy+Esther+Rodríguez+Zuleta

      Siiiiii a veces hemos pasado ratos en unos lugares!! Gracias a Dios, Él nos tiende la mano y volvemos a su refugio. Un abrazo Judy.

  3. Nellys+Marina+Rodríguez+Zuleta

    Que lugar más seguro que el Omnipotente mismo? Gracias, Señor por dejarlo escrito en tu Palabra. Gracias, manita por compartir esta reflexión

  4. Ana Mercedes Contreras

    Amen Gracias nanciy por esa bella reflexión , de ese salmo que nos dejó
    Escrito el señor, que su presencia nos da seguridad y encontramos sus promesas que se cumplen porque
    El es fiel

  5. Lilia isabel torres ramirez

    Cuando estamos seguros de que el Señor nos rescatara y nos dara su salvacion, nuestra vida cambia y nuestro camino se hace menos tortuoso. Gracias Nancy, Dios te bendiga siempre.

Responder a Nancy+Esther+Rodríguez+Zuleta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.