Pasos de fe

Recuerdo que cuando era niño llegaron al municipio de Ovejas, provenientes de Chengue, un grupo de pobladores desplazados por la violencia. Tuvieron que dejar forzosamente sus tierras, sus pertenencias, algunos hasta sus familias con el propósito de salvaguardar sus vidas para venirse a instalar a una tierra “extraña”.

Con el patriarca Abraham pasó algo similar, sólo que el “desplazamiento” de Abraham no fue forzado, fue producto de su total obediencia y su corazón rendido a su Dios. El Señor le ordenó “vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre” (Gn. 12:1 RVR1960). La Biblia dice que en Hebreos 11:8-10 que “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba” (RVR1960).

¿Qué implicaba esta decisión de Abraham?  Según describe la Biblia en Génesis 11, Abram, como era su nombre entonces, vivía en la tierra de sus padres con su esposa que era estéril. Su hermano Harán había muerto y tenían a cargo a Lot, su sobrino. La decisión de Abram de obedecer al llamado de Dios implicaba varios riesgos importantes para un hombre de familia y más en su condición. Era creer aquello que le habían prometido, implicaba dejar su seguridad.

En cuanto a lo que tendría que dejar, Dios primero menciona la tierra de Abram, su hogar durante 75 años; luego habla de su parentela, su familia extendida, finalmente se refiere a la casa de su padre, su la familia inmediata. Si lo comparáramos con una serie de círculos concéntricos, la tierra sería el círculo exterior, su parentela sería el círculo del medio, y la casa de su padre el círculo interior, cada círculo más difícil de abandonar que el anterior

En una sociedad patriarcal, sin un programa de bienestar social que brindara ayuda en momentos de necesidad, la familia es nuestra única seguridad. En caso de enfermedad, dificultades físicas o económicas, la familia inmediata (padre, madre, esposa, hermana, hermano, hijo) es nuestra primera defensa contra un mundo duro; la familia extendida es la próxima capa de defensa, y la última, nuestros vecinos, quienes también ayudan en tiempos de necesidad, sabiendo que ellos recibirán ayuda a cambio cuando la necesiten, como las antiguas comunidades de las planicies norteamericanas, que levantaban unidas los graneros de sus vecinos.[i] Wenham, Gordon J., Word Biblical Commentary: Génesis 1-15 pág. 274. Word Books, Dallas, 1987

Cuando Dios manda a Abram irse de su tierra y de su parentela, y de la casa de su padre a una tierra que Él le mostraría (Gn. 12:1 RVR1960), le está pidiendo que deje la seguridad de la que ha dependido toda su vida y que confíe que Dios le proveerá en el futuro. Esto requirió que Abram diera un salto de fe hacia lo desconocido, un salto que muchos pensarían descuidado.

También implicaba dejar su herencia.  Al dejar la casa paterna, Abram estaba abandonando su herencia y su derecho a la propiedad familiar. En la antigüedad cuando moría el cabeza de familia, su heredero asumía ese título. Por el hecho de irse, Abram renunciaba a su patrimonio.

Abraham entonces se convierte en un ejemplo de fe genuina, estuvo dispuesto a dar este paso de fe y obediencia. Salir de lo que conocía y dejarlo todo por perseguir en dependencia a Dios esta promesa hecha por Él. Y nosotros, ¿a qué estamos dispuestos en Dios?, ¿qué dejaremos por el Señor?, ¿a qué le diremos que no por darle el a Dios?

Que en nuestras decisiones siempre escojamos la buena parte, la que no nos será quitada jamás.

Manuel Martelo Verbel

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

7 comentarios en “Pasos de fe”

  1. Siempre me acausado admiración la decisión que Abraham tomo de obedecer ciegamente sin titubear, le pido a Dios que mi corazón cada día sea cautivado por él para obedecer sin titubear.

  2. Carlos Osorio Berrio

    Que buena y desafiante palabra, oh Amado Señor ayúdame a escoger como tu siervo Abraham la buena parte.

    Gracias Manuel por este edificante devocional.

  3. Motivante reflexión que me recuerda que debo tomar desiciones que me lleven a ser obediente y a llevar alegría al corazón de mi buen Padre
    Gracias Mañe. Bendiciones

Responder a Jhon Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *