¿ Qué estamos sembrando?

Quienes que me conocen saben que me gusta cumplir años. ¡Todos los meses recuerdo cuantos días faltan para mi cumpleaños! Hace años una amiga me decía: “cuando llegues a los 30 años ya no vas a querer recordar tu cumpleaños”, pero bueno, ya pasé los 30 años y lo sigo haciendo porque me gusta. Por eso mismo soy buena para recordar las fechas de cumpleaños.

Con frecuencia me preguntan: ¿quién cumple hoy? o ¿en este mes quién está de cumpleaños?  Me encanta recordarlo porque creo que podemos sembrar amor en otros recordando esta fecha especial y dándoles una palabra de afecto. Así como se puede sembrar en la vida de alguien acordándonos de su cumpleaños y bendiciéndoles, ¿qué estamos sembrando hoy?

En este tiempo, la mayoría estamos en nuestras casas ¿qué estamos sembrando? ¿Enojo, malas caras, desespero, fastidio y queja o por el contrario estamos sembrando buen ánimo, diligencia, tiempo de oración y de compartir la Palabra?

¿Qué estamos brindando a nuestros hermanos de la iglesia ahora que no podemos encontrarnos con ellos? ¿Hemos abierto nuestro corazón para compartir con otros hermanos o sólo hablamos con los mismos? ¿Será que estamos sembrando en otros una palabra de ánimo, de esperanza, una llamada, una oración?

Muchas veces pensamos: “a mí nadie me llama”, “los líderes no están pendientes de mí”, “no tengo amigos”, pero… y ¿qué hemos sembrado nosotros?

La palabra de Dios dice: “No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe” (Gl. 6:9-10 RVR1960)

Sembrar en la vida de otros es una acción de todos los días, implica constancia, perseverancia, tiempo y esfuerzo. Si queremos construir relaciones verdaderas, debemos sembrar en otros y ser intencionales en velar por el desarrollo y crecimiento de aquellos en quienes estamos sembrando.

En la Biblia vemos personajes que cosecharon aquello que sembraron.  Jacob, por ejemplo, por querer heredar las bendiciones de la primogenitura, mintió, engañó a su padre Isaac al hacerse pasar por su hermano Esaú y así robarle la esa bendición (Gn. 27).

Huyendo de su hermano llegó a casa de su tío Labán, allí sufrió las mentiras y engaños de este familiar, quien le hizo creer que después de siete años de trabajo le entregaría por mujer a Raquel, su hija menor, pero le entregó Lea, la mayor, diciéndole que no se acostumbraba a dar la hija menor antes que la mayor, así que tuvo que trabajar otros siete años sin salario por Raquel (Gn. 29).

Que no nos pase como a Jacob, que cosechó engaño porque eso mismo había sembrado. No sembremos este tipo de cosas en nuestra casa o en los hermanos de la congregación, no seamos mezquinos pensando que no tenemos tiempo o que no somos buenos hablando con alguien. Seamos generosos y no egoístas, pues la palabra de Dios dice  “El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” (2 Co. 9:6 RVR1960). Antes pensemos en que “más Bienaventurado es dar que recibir” (Hch. 20:35b RVR1960)

La siembra es el proceso de colocar las semillas en un terreno preparado para este fin. Mi invitación es a que podamos estar dispuestos y disponibles para sembrar nuestras vidas, talentos, tiempo y el amor que viene de Dios en nuestros hermanos y que podamos construir relaciones verdaderas y edificantes.

¿Qué quieres sembrar hoy?… más aún ¿qué quieres cosechar en el futuro?

Bibiana Sofía Alvear Navarro

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

14 comentarios en “¿ Qué estamos sembrando?”

    1. Así es Bibi, la palabra también dice El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano
      Todo lo que sembremos eso cosechamos. Por eso hay que sembrar mucho amor y perdón…

  1. Que palabra confrontante, derrumba todo egocentrismo y mezquinda, por lo tanto debemos aferrarnos y poner en practica el amor de Dios.

  2. Nelly Susana Narváez Oviedo

    Gracias Dios por recordarnos la importancia de dar, de ser generosos y de sembrar en otros amor
    Bendiciones mi amada Bibi

  3. Muy buena reflexión Bibi, definitivamente nos hace meditar en cuan esgoista somos cuando no procuramos crear relaciones con nuestros hermamos, amigos y sembrarle de aquello que Dios nos ha dado. Bendiciones

    1. Gracias Bibi!! Definitivamente este es el tiempo para sembrar en otros una semilla de paz y de amor !! .. que lindo escrito !!! .. q podamos ser generosos en este tiempo!!;)Que el señor nos de amor unos a otros !! …
      Bendiciones !! Bibi

  4. Carlos Osorio Berrio

    Est es tiempo de dar, ¿dar qué?, damos de lo que recibimos del Padre : amor, aliento, esperanza, palabra, dirección, propósito, exhortación…toda dádiva y don perfecto provienen de él.
    Tiempo de siembra!!!
    Gracias Bibi por esa palabra tan pertinente hoy!

  5. Hermosa reflexión y una ran invitación a sembrar en otros con amor y generosidad. Dios ayúdanos a ser constantes en esta labor.
    Bibi gracias, Dios te continúe bendiciendo!!

  6. Que bonita reflexión. Definitivamente es más bienaventurado dar que recibir, ayúdanos Señor a ser generosos con todo lo que tenemos y sembrar aquello que quieres que sembremos. Dios te bendiga Bibi.

  7. ¡Qué hermoso escrito! . Gracias Señor por recordarnos a través de tu sierva lo importante que es sembrar en otros y estar atentos a los demás. Gracias Bibi. 🙂

  8. Nellys Marina Rodríguez Zuleta

    Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará… Gracias, querida Bibi por esta bella meditación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.