Separados para ÉL

Uno de los mecanismos implementados para contrarrestar la propagación del COVID-19 es mantener a la población en aislamiento social obligatorio, medida que ordena a las personas a quedarse en casa, privándose de frecuentar lugares de recreación, diversión y todo sitio en que se aglomere cierto número de individuos.  En medio de todos los cambios que nos ha tocado enfrentar como sociedad, meditaba en el significado de las palabras aislamiento y santidad, reflexionando si fuera posible que uno de los tratos que hayamos estado recibiendo sea aprender a vivir una vida cristiana separada para Él.

Un sinónimo de aislamiento es “separación” y según el Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología, el vocablo santidad o santo “en ocasiones se debe traducir “separado”, puesto aparte, consagrado”[1].  En el Antiguo Testamento, vemos cómo a la nación de Israel se le conocía como un pueblo único, escogido, tal como está escrito en Deuteronomio 7:6: “Porque tú eres pueblo santo para Jehová tu Dios; Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la tierra” (RVR1960).  En consonancia con esto, Israel siempre fue advertido de no realizar las mismas prácticas de los pueblos vecinos, de no hacer pactos, ni alianzas con ellos, pues esto acarrearía consecuencias terribles, producto de la desobediencia.

Ahora, en el Nuevo Testamento encontramos un mandato en 1 Pedro 1:15 “como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” (RVR1960).  En primera instancia, se nos proporciona un modelo a seguir, Dios, el cual debe ser reflejado en nuestro diario vivir, siendo apartados del pecado y no mezclados con la multitud que no cree en el Señor. 

 

En Daniel 6 observamos que éste fue apartado del cargo que ejercía, aislado en un foso por una noche, no con sus familiares sino con feroces leones.  Pasada la noche, no solamente el Ángel de Jehová había cerrado la boca de los leones, sino que al salir el rey dio una orden: “Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel” (vs. 26 RVR1960), por el gran milagro que había presenciado.

Así nosotros, en estos momentos de separación física y de prueba, en vez de permitir que se produzcan en nosotros sentimientos de temor, tristeza, soledad y angustia, acudamos al Señor, pues “torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado” (Pr. 18:10b RVR1960).

Cada día serán mayores los retos y más las distracciones a las que nos enfrentamos; es fácil levantarse y verse inmerso en un sin número de ocupaciones que al final del día solo traen consigo cansancio, sin producir nada para la vida cristiana que profesamos.  Sin embargo, tenemos un Padre que conoce nuestras flaquezas, por eso no nos dejó solos, sino que envió a su Espíritu Santo para llenarnos de fortaleza, para guiarnos a la verdad y así poder vivir una vida victoriosa en cualquier situación que estemos viviendo.

Que este lapso pueda ser utilizado para fortalecernos en Él, disfrutando del tiempo suficiente para escudriñar más su Palabra, contando con espacios propicios para la oración, compartiendo tiempo de calidad con nuestros seres queridos, proclamando el evangelio de Cristo por los medios que tenemos a la mano, de modo que pasada la noche que atravesamos, como Daniel, salgamos con una vida que verdaderamente refleje que somos de Cristo, que hemos sido separados para Él

 

Shirley Salamanca Redondo

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

16 comentarios en “Separados para ÉL”

  1. Aislados o no,
    No hay sitio alguno donde podamos huir o irnos de El y su presencia, su diestra siempre va a sostenernos!!
    Excelente reflexion!!

  2. Pr. Carlos Osorio Berrio

    Amado Señor, nada ocurre sin que tu lo permitas de acuerdo a tu sabio y anticipado concejo, de allí que, sabemos que este tiempo proviene de ti y tu lo has permitido, por tanto, ayúdanos a alinearnos a tu propósito y entender que tu voluntad siempre es buena agradable y perfecta para con los que te aman.
    Gracias Shirley por esta palabra de de Guianza!

  3. Amén padre porque nada de lo que sucede es por azar en ti todo tiene propósito si nos has aislado en estos tiempos es porque nos estas haciendo comprender que somos apartados para ti

  4. Gracias Shirley, por tu buena reflexión que me recuerda que debo vivir en este mundo como ciudadana del cielo apartada para Dios, para que mi vida le glorifique a Él.
    Bendiciones.

  5. Nelly Susana Narváez Oviedo

    Así es Shirley El señor Jesús nos ayude a vivir para El, que nuestros pensamientos y toda nuestra vida le honren.

  6. No es la situación que enfrentemos, siempre tendremos una, la diferencia estará en donde nos estamos apoyando y permitir que el carácter sea formado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.