Somos lo que “comemos”

Hace algunos meses mi esposo comenzó a experimentar algunos inconvenientes de salud que incluían síntomas como: dolor de cabeza, mareos, entre otros. Como trabaja con una joven nutricionista, él comenzó a contarle cómo se estaba sintiendo y los síntomas que estaba experimentando.  De inmediato ella empezó a sacar conclusiones y describirle con bastante precisión cuáles debían ser sus rutinas alimenticias, dijo además que muy probablemente, estos hábitos y ausencia de ejercicios, estaban desencadenando todos esos malestares que él venía advirtiendo. ¡Se podrán imaginar el asombro de mi esposo! Esta chica había atinado en cada una de las descripciones de sus no tan buenos hábitos alimenticios ¡sin conocerlo!  Definitivamente, de aquello que nos alimentamos depende mucho nuestra salud y vitalidad.

Así mismo pasa en nuestro andar con el Señor, somos el resultado de aquello que nos “alimentamos”. Por eso la Biblia nos exhorta a que deseemos “como niños la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcamos para salvación” (1 Pe. 2:2 RVR 1960)

Como cristianos podemos alimentarnos de dos tipos de comida: el mundo o el Señor. Pero ¿cómo podemos saber de qué nos estamos alimentando? Hay dos maneras de saberlo, piensa qué es aquello que has estado consumiendo (qué has estado leyendo, escuchando, viendo, etc.) y medita en qué has estado ocupando tu mente.

Respecto a lo que consumimos, sabemos que en medio de este mundo podemos ver, escuchar y leer cosas no agradables a Dios, pero el punto es si intencionalmente nosotros buscamos llenarnos de estas cosas, porque de ser así, la Biblia nos advierte que si andamos en estas cosas nos traerán muerte (Ro. 8:6)

Con relación a aquello en lo que ocupamos nuestra mente, la Biblia nos enseña que debemos ocuparnos de las cosas espirituales (Ro. 8:6).  Estas cosas espirituales tienen que ver con el Señor y su reino y la Biblia las describe como “todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, [todo lo virtuoso], o algo que merece elogio” (Fil. 4:8 LBLA).

Podemos estar ocupados en nuestros quehaceres, trabajos, estudios y cada una de las actividades que realizamos y a la vez ocupando nuestra mente en “todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, [todo lo virtuoso], o algo que merece elogio” y cuando hacemos esto, sembramos para nosotros “vida y paz” (Ro. 8:6).

A esto se refiere la Biblia cuando dice que todo lo que hagamos lo hagamos “de corazón, como para el Señor” (Col 3:23 RVR1960), esto es adoración.

Somos el resultado de lo que “comemos”. Somos el reflejo de aquello que permitimos se aloje en nuestra mente y corazón.  ¿De qué te has estado alimentando últimamente? ¿Qué pensamientos están haciendo nido en tu mente por estos días?

Pero nosotros no vivimos “según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en [nosotros]” (Ro. 8:9 RVR1960).  Si el Espíritu de Dios mora en ti, debes esforzarte en alimentar tu espíritu diariamente llenando tu mente de los pensamientos del Señor (Su Palabra).  Así como “el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” (Ro. 8:16 RVR1960), nosotros también debemos dar testimonio de que somos de Él, alimentándonos de todo lo que a Él le agrada.

¿De qué te alimentarás el día de hoy?

Tatiana Porto Neira

Equipo Devocionales Diarios ICCCTG

20 comentarios en “Somos lo que “comemos””

  1. Carlos Osorio Berrio

    Muy buena reflexión, ¿de qué te has estado alimentando últimamente?, hoy más que nunca nuestro corazón y mente deben estar puestos en el Señor

  2. Realmente , necesitamos alimentarnos de la palabra ,y los pensamientos de Dios de lo contrario ; nuestro espiritu estara fatigado y sera alimentado por las mentiras y las angustias de este mundo.

  3. Amen, debemos alimentarnos de la palabra del señor para tener buena salud mental espiritual y física, exelente palabra Tati gracias

  4. Que buena reflexión la que tenemos el día de hoy. El Señor nos ayude cada día a alimentarnos de aquello que trae provecho para nuestro espíritu. A El sea la Gloria!

    1. Señor ayudanos a desear como niños esa leche Espiritual, que nuestro anhelo sea diario, sabiendo que sin esto estamos desnutridos y nos debilitamos.

  5. Sonia Marcela Neira meza

    Muy buena reflexión, aprovechemos
    estos tiempos que el señor nos ha provistos, para salir robustecidos y edificados de su palabra; él es el pan que da vida!

  6. Nellys Marina Rodríguez Zuleta

    Que bueno que podamos alimentarnos con la nutrición inalterada y saludable de la Palabra de Dios! Gracias, Tati, por esta meditación tan oportuna y veraz

  7. Evelina Zambrano Cuadro

    Señor ayúdanos a discernir la verdadera Palabra que viene de Ti, la que realmente alimente nuestro espíritu y poderla dar a conocer también.
    Excelente reflexión Taty, Dios te siga les siga utilizando para llevar la buena Semilla.
    Dios les Bendiga

  8. Nelly Susana Narváez Oviedo

    Gracias Tati por esa palabra, que nuestros pensamientos y toda nuestra vida refleje el nuevo alimento que tenemos en Cristo Jesús, su palabra, y su espíritu Santo.

  9. Nancy Esther Rodríguez Zuleta

    Siempre ha sido importante escoger nuestro alimento espiritual, pero por estos días esa labor ha adquirido una gran relevancia porque de eso depende nuestra salud mental, emocional, espiritual y hasta física para seguir adelante. Tremenda reflexión Taty, gracias!!!

  10. Excelente reflexión tati… Definitivamente somos el resultado de lo que dejamos entrar en nuestra vida…. Asi como un alimentación sana nos hace sentir mucho mejor… Una vida que se llena de la palabra nos hace ser mejores hijos de Dios.

  11. nada de comida chatarra tanto la física como la espiritual aprendamos a comer lo que es natural u lo que alimente el alma la palabra de Dios

  12. Señor coloca en nosotros todos los días , el deseo fervoroso de alimentarnos más de tii .. solo tú palabra nos vivifica y nos da las fuerzas !!

  13. Elvia Maria Galvez

    Mi amada hermana tatiana, maravilla palabra. …traje a mi mente una enseñanza que escuche hace mucho tiempo la cual concluía que lo que nosotros más alimentemos ….Es lo que va a prevalecer. ..haciendo alusión a la carne o al espíritu. ..Gracias por esta hermosa reflexión

  14. El alimento diario del ser humano es la palabra del señor… tener fe en ella, edificarse en ella y dejar que el señor haga su santa volunta en nostros para que seamos alimento y enseñansa para aquellos que estan perdidos en este mundo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.